Esto va a ser el primero en una serie de artículos sobre el dolor: Qúe es dolor, cómo funciona y porque entenderlo como una experiencia de la totalidad de la persona.

Para entender la relación entre la salud y enfermedad – en este caso, dolor crónico – es necesario ver la totalidad de la persona en todos los aspectos de la vida, porque un equilibrio entre las distintas áreas de la vida contribuye a la salud general y a homeostasis – la capacidad de un organismo (tu cuerpo) mantener – o volver a – un equilibrio. Además, la resolución de dolor crónico no tiene que ver tanto con tratamientos para el cuerpo. De hecho, la mayoría de las mejorías a largo plazo en el dolor crónico no se logran con tratamientos pasivos como medicamentos, rehabilitación, inyecciones o cirugía, sino por:

  1. Educación en el manejo personal del dolor y de los distintos aspectos de la vida
  2. Cambios en factores de riesgo y protección
  3. Intervención rápida para que el dolor no se convierta en dolor crónico

De hecho, en una situación de dolor crónico, 70 a 80% de los factores que lo influyen son cosas que el individuo – no el médico – puede cambiar. Por eso la educación es tan importante. Y por eso estoy escribiendo esto! Me ayuda a mí a tener más claridad y espero que te ayude a vos también.

Primero hablamos de qué son estos factores de riesgo y protección que mencioné, y después veremos qué rol juegan en la experiencia de dolor, porque es importante tener en cuenta que la parte física de la experiencia del dolor no cuenta toda la historia.

Podemos dividir la vida en 7 áreas, no porque son separadas – ya sabemos que lo que llamamos las partes “física” y “mental” son inseparables, y esa mirada es importante cuando estudiamos el dolor también. Pero usar estas áreas nos ayuda a identificar con más claridad cuáles son los factores de riesgo y protección en cada aspecto de nuestras vidas.

Factores de riesgo son cosas en tu vida que te predisponen al dolor, que lo hace peor o que lo mantienen en el tiempo como una condición crónica. Factores de protección son cosas que te protegen o te ayudan a recuperarte del dolor. Pueden ser cosas pequeñas, pero se suman, y poniendo todo en la balanza, te ayudan o te perjudican.

Bueno, vamos uno por uno con ejemplos. Voy a marcar los factores que son particularmente importantes con *.

  1. Estilo de vida

Esto se refiere a tus comportamientos y acciones día a día, por ejemplo, el sueño, tu dieta, y posturas y movimientos que usas con mucha frecuencia. Los factores de riesgo en esta área son: *dormir poco o mal, y con horarios irregulares*, *estar apurado/acelerado*, *tensar los músculos excesiva y habitualmente*, movimientos repetidos, alcohol y drogas, y actividades con una alta probabilidad de *lesiones* (por ejemplo, creo que parkour sería uno!). Lesiones no son la única, pero son una de las causas más comunes que inician el dolor. Factores de protección serían *relajación* y sueño y dieta regulares y adecuados.

  1. Cuerpo

Factores negativos son inactividad física, debilidad, otras enfermedades o condiciones, y predisposición genética. Factores positivos son actividad física y fuerza o resistencia física, postura relajada y equilibrada.

  1. Mente

Esto es la parte de pensamientos y actitudes, y ya sabemos que esta parte es inextricablemente relacionada con la parte física. (Como dijo Alexander, “Traducís todo – sea físico, mental o espiritual – en tensión muscular.”) Al lado de los factores de riesgo tenemos ignorancia, falta de conocimiento o comprensión, y comprensión incorrecta. Los factores que te protegen son: aprendizaje, conocimiento, honestidad con vos mismo, seguridad y confianza en tu capacidad de superar el dolor. Importantísimo, y le pongo doble **, es **aprender sobre la biología y funcionamiento de dolor**. Está bien estudiado que aprender sobre el dolor reduce su amenaza para vos, y tiene una relación directa con una disminución del dolor.

  1. Espiritual

Creencias, significado y sentido. Nos ponen en riesgo el odio, sentimientos de vacío, *pensar en lo peor y que todo es un catástrofe*, y también *creer que el dolor es una señal de daño en tu cuerpo*. Nos protegen la esperanza, fe, inspiración, también amor, actividades como oración y meditación, y importantísimo, *creer que tenés control sobre el dolor*.

  1. Emocional, sentimental

La *ansiedad*, *miedo* y *depresión* son estrechamente relacionados con el dolor como factores de riesgo, y tienden a acompañar el dolor. La felicidad, confianza y ser optimista nos protegen del dolor.

  1. Social

Factores de riesgo son relaciones con conflictos y peleas, estrés y abuso. Básicamente, todas las relaciones que te sacan energía. Otro factor de riesgo se llama beneficios secundarios. Esto quiere decir los beneficios que vos tenés, consciente o inconscientemente, por tu situación de dolor. Por ejemplo, si tenés una condición que te duele y tenés licencia del trabajo, entonces no tenés que ir a trabajar, no tenés que ver a ese jefe que no te cree cuando decés que no podes trabajar porque te duele, y entonces evitas ese tipo de conflicto. Esta situación tiende a no ayudar con la recuperación del dolor porque de alguna manera te beneficia el dolor. El soporte social es un factor de protección. Comunidad y relaciones con tranquilidad y harmonía nos protegen. También ayudar a otros!

  1. Ambiente

Un ambiente desordenado, sucio, caótico, ruidoso o que predispone a accidentes te pone en riesgo de dolor. A cambio, uno que está limpio, ordenado y organizado es una protección.

Estos tipos de factores pueden influir tu experiencia de dolor, pueden iniciar o mantener una condición de dolor crónico, o pueden reducir tu probabilidad de tener esa condición o resolverla.

Aquí va una tabla para organizar todo esto un poco:

Área Descripción Protección Riesgo
Estilo de vida Comportamientos y acciones habituales Dieta saludable, equilibrio en las actividades, ser activo, dormir bien, relajación Dieta mala o comidas que disparan condiciones, ser sedentario, dormir mal, estar apurado o acelerado, movimientos repetidos, tensión muscular excesiva, apretar dientes, actividades con alta probabilidad de lesiones, adicciones
Cuerpo La parte física y fisiológica del cuerpo Postura relajada y equilibrada, ejercicio y acondicionamiento Mala postura, debilidad, inactividad, lesiones, predisposición genética
Mente Pensamientos y actitudes Comprensión del problema, aceptación de responsabilidad, aprendizaje, expectativas realistas, auto-control, confianza en capacidad de superar el problema, resiliencia, aprender sobre el dolor Ignorancia, negación de responsabilidad, pasividad, comprensión incorrecta
Espiritual Creencias, propósito en la vida Propósito, dirección, creencias, esperanza, auto-estima, fuerza interior, encontrar sentido, creer en el poder de sí mismo sobre el dolor Sentirse perdido, cinismo, resignación, pensar en lo peor, creer que dolor = daño
Emocional Sentimientos Alegría, satisfacción, tranquilidad, confianza, emoción, felicidad, ser optimista Enojo, ansiedad, miedo, depresión, culpa, tristeza
Social Las relaciones con las personas Relaciones positivas de familia, amigos, soporte social, comunidad, ayudar a otros, premios para mejorías Relaciones con habitual conflicto, peleas, abuso, trauma, estrés, beneficios secundarios
Ambiente El ambiente que te rodea Limpio, ordenado, seguro, cuidadoso, organizado Sucio, caótico, desordenado, propenso a accidentes, peligroso

La próxima vez voy a escribir sobre qué es el dolor y cómo funciona el mecanismo más sencillo. Si querés recibirlo en tu casilla de mail, podés suscribirte haciendo clik aquí.

 

Share This