Tenes que estar sentado o parado mucho tiempo, sosteniendo un instrumento que no fue diseñado para la comodidad del cuerpo. Y ni hablar de llevarlo de un lado a otro en el colectivo lleno de gente. Quizás te acostumbraste a vivir con dolor de espalda. Quizás probaste elongar antes de un concierto, pero el problema siempre vuelve.

El problema es que no nos damos cuenta en el momento de los esfuerzos excesivos y las compensaciones que hacemos para estar erguido o para sostener un instrumento. Estamos dominados por hábitos de postura que son bajo el nivel de consciencia y difíciles de cambiar.

Hay una manera de resolverlo. Es sencilla, pero a la vez profunda. Es algo que tenemos que dar un poco de atención si queremos un cambio. La buena noticia es que un cambio muy sutil en lo que hacemos nos cambia la vida, y cuanto más aprendemos, más podemos lidiar con los ensayos largos, las sillas malísimas y los instrumentos pesados.

Les explico tres claves para tener una postura erguida relajada. Si estamos erguidos usando nuestra estructura de una manera eficiente, sin esfuerzos innecesarios, gradualmente sentiremos más cómodos, se calmarán los dolores causados por un mal uso del cuerpo y el sonido también cambiará cuando usamos mejor nuestro instrumento primario: el cuerpo.

Clave 1: No comprimir el cuello

Esto es lo más fundamental: no comprimir el cuello. Son muchas las razones porque hay una tendencia en general de los músicos de tirar la cabeza hacia el torso y compactar los cervicales. Pero esto tiene el doble efecto de que sintamos menos y que se descoordine todo el resto del cuerpo. Cuando esto sucede, cargamos todo el peso de la cabeza a la nuca y los lumbares, por ejemplo. Ahora mismo podes chequear cómo está tu cuello y invitar a que se suelte hacia arriba en lugar de tirarlo hacia abajo. Esto permite que la cabeza vaya encontrando un equilibrio sobre la columna.

Clave 2: Soltar las rodillas

Muchisimos músicos comparten el hábito de empujar las rodillas hacia atrás (o tirarlas hacia atrás estando sentado). Cuando empujamos rodillas hacia atrás, estamos fijando la pelvis y la columna en posiciones poco saludables. Proba lo siguiente: pasa tu peso hacia un pie. ¿Qué pasa con la otra pierna? Si está libre, la rodilla se soltará hacia adelante automáticamente.

Clave 3: Permitir el movimiento

A muchos músicos les gusta moverse, pero no hablo de “hacer” movimiento, sino de permitirlo. Si lo permitimos, el cuerpo siempre está en movimiento, pero tendemos a fijarnos y asegurarnos en posiciones que no permiten movimiento en las articulaciones. Obsérvate ahora mientras lees esto. ¿Podes fácilmente entrar en movimiento o estás colapsándote o poniéndote rígido?

En el taller de Salud Postural para Músicos veremos cómo incorporar estas tres claves de la postura saludable en tu día a día y tú práctica musical. También exploraremos cómo levantar y llevar el instrumento para no llegar al ensayo ya tenso y cansado.

Este mes seguimos con el Curso Introductorio de Técnica Alexander para Músicos también. Si queres sumarte podes asistir a los encuentros que quieras.

Cómo aprender más

El taller de Salud Postural para Músicos es el miércoles 14/2. Hay dos opciones de horario: 10:30 y 18hs.

Para inscribirte en este taller, el Curso Introductorio de Técnica Alexander para Músicos o los otros talleres de profundización en febrero, escribime a info@discoverease.how. Podes ver el cronograma de encuentros y costos en https://marihodges.com/alexander/?page_id=1608.

Para aprender más, suscribite o leé artículos anteriores. Si queres probar cómo el trabajo con un profesor te ayuda a reconocer y cambiar tus patrones habituales de tensión, escribime a info@discoverease.how para reservar una clase o inscribirte en uno de los talleres para músicos (ver más abajo).

También podes sumarte al grupo de Facebook “Natural-mente en Movimiento: Técnica Alexander con Mari Hodges” o “Natural-mente en Movimiento para Músicos” para leer consejos o hacer preguntas.

Si tenes preguntas o sugerencias de temas sobre los cuales te gustaría que escriba, por favor escribime a info@discoverease.how o postea un comentario en el grupo de Facebook. ¡Me encantaría que me escribas!

Con cariño,
Mari

Inscribite

Share This