Testimonios

Fue una experiencia sumamente enriquecedora poder conectar con mi cuerpo, parar y escucharlo.
Pude relajar y concientizar partes de mi cuerpo que, hacía tiempo, estaban adormecidas, relegadas y dañadas.
Identifiqué posiciones que forzaban mi cuerpo y que durante años creía “cómodas”.
Luego de la sesión pude descansar como hacía tiempo no lograba! Durante el día pude estar más consciente y conectada con mi cuerpo eligiendo cuidarlo y no forzarlo. Mi cuello (suelo sufrir intenso dolor cervical) está más relajado y puedo elegir no tensarlo. Descubrir que lo que hacía automáticamente y de modo no consciente, es posible cambiar, modificar y sanar.
Una experiencia transformadora y reveladora de auto cuidado y disfrute! Algo tan esencial e importante para vivir distinto en mi tiempo presente.

Melisa Lett

Gracias Mari por tu calidez y por la claridad en la explicación de esta técnica bella y sutíl, para buscar la mejor manera de usar el cuerpo a favor de lo que hacemos.

La invitación a dejar de hacer

Hacer pequeñas pausas en la tarea, para chequear qué hago con mi cabeza

Me quedo con tareas para cada día

Gracias Mari!!!!!!

Seguramente seguiremos viendonos en otros talleres

Cecilia Vega

Muchísimas gracias por darnos el valor de esta experiencia! Descubrí una manera diferente de vivir que se siente mucho mejor estando con una comunicación a consciencia despierta y en conexión con mi cuerpo.
Aún asombrada de todo el amor y el afecto que se llega a vivenciar solo con la intensión de aceptarnos hasta la última molécula tal cual somos.
Para mí fue una experiencia de movimientos compasivos que sanan. La vida misma cambio ❤️ Gracias!!

Emi

Quiero super recomendar esta técnica para conectarse con uno mismo desde un lugar nuevo e impensado, de mucha liviandad y consciencia, con la posibilidad de cortar patrones automáticos de acción y pensamiento. Además la persona que lo da es encantadora.

Te va colocando en unas posturas que te estiran suavemente y vos te vas sintiendo muy liviana, como si fueras tu otro-yo-liviano que no conocías y empezás a moverte de esa manera, entonces pensás distinto! Es genial. Es maravilloso!

Fer de los Arboles

Share This